A vueltas con el FMI

Cuando una presentación del Fondo Monetario Internacional (FMI) empieza con los periodistas internacionales preguntando sólo por España, mal asunto. Estaba claro que las nuevas previsiones del organismo iban a copar matinales, boletines, ondas radiofónicas, ¡y lo que te rondaré morena! Porque no hay nada que ponga más a los medios que fustigar una y otra vez a los españolitos de a pie que miran estupefactos el telediario sin dejar de prometerse aquello de “mañana mismo saco la pasta del banco”.

Tremendo. Pero frente a quien lo critica, es evidente que hay que informar. Eso sí. También hay que poner a cada cual en su sitio. Empezando porque el maldito FMI no brilla precisamente por acertar de pleno en sus predicciones. Y eso nunca se recuerda en las noticias. Eso no quiere decir que no haya que tomarse en serio las advertencias. Está claro que si la institución presidida por Christine Lagarde prevé que la economía española se contraerá un 1,3% en 2013, es porque si no se toman las medidas adecuadas, el batacazo puede ser brutal.

Ante este nuevo panorama, PP y PSOE vuelven a enzarzarse sobre los distintos caminos para poner fin a la crisis. Y otros organismos aprovechan para “vender” sus teorías como si de la verdad más absoluta se tratase. Es el caso del Banco de España, que hoy ha insistido en su manida receta contra los problemas del país: la famosa devaluación interna. Un proceso que -por no tener una moneda propia (¡ay, la peseta!) y por la escasa capacidad de hacer malabarismos fiscales- se reduce, siendo claros, a rebajas salariales.

Alguien debería decirle al director general del Servicio de Estudios del Banco de España, José Luis Malo de Molina, que eso de la “reducción de costes en las empresas” está ya muy visto, y que, por supuesto, ya ha habido suficiente ajuste en los sueldos de empleados públicos y también del sector privado.

¿Nadie se ha dado cuenta de que sólo vía ajustes es imposible evitar que las predicciones del FMI se conviertan en realidad? ¡Mario Monti!, dirán algunos, después de que el presidente italiano haya aprobado una rebaja del IRPF a las rentas más bajas del país. Pues ojo, que compensa el caramelito con un hachazo de 11.600 millones de euros, en el que se verán involucrados especialmente sanidad y funcionarios. Que se ande con ojo el tecnócrata, que en seis meses se enfrenta a las urnas…y Berlusconi ya ha dicho que apoyará su candidatura.

Anuncios

Acerca de claraalba

Periodista especializada en información económica. Friki de la Bolsa, las redes sociales y el Atlético de Madrid...cosa incomprensible para muchos a la par que vital para mí. Recién aterrizada de La Gaceta de los Negocios espero encontrar pronto el futuro de una profesión a la que aún le queda un largo camino de adaptación en esta crisis de locos que vivimos.
Esta entrada fue publicada en Gobierno, Recortes y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s