¡Menudo fiasco!

 

ImageQuerido Draghi. Me has decepcionado…yo que tanto confiaba en ti. Una semana –ni más ni menos- llevo diciendo a mis amigos: “no os preocupéis. Es inminente. Que lo ha dicho el italiano”. Pues ya ves. Menuda bofetada en la cara. Todos esperábamos un anuncio estelar del presidente del Banco Central Europeo (BCE), y nada. Ni compra de deuda, ni más liquidez ni licencia bancaria para el fondo de rescate. Un fiasco total.

Mario Draghi ha decepcionado al mercado al no cumplir la promesa que siete días atrás realizó en nombre de la Biblia de los mercados. “Estamos dispuestos a todo para sostener al euro. Y creedme, será suficiente”. Bonitas palabras que finalmente han quedado en papel mojado, dejando seriamente en entredicho la credibilidad del organismo monetario y también la independencia de la que tanto presume.

Es evidente que Alemania ha impuesto su criterio. Ya dejó claro que ella es quien lleva la batuta en el BCE, donde contribuye con un 19% del capital total del organismo (en este enlace se puede ver el peso de cada país en el BCE). Y también que si un país quiere que el BCE compre su deuda, primero, tendrá que pedir formalmente ayuda al fondo de rescate. ¿Y esto qué implicaría? Pues una intervención total de la economía nacional y, por su puesto, nuevos ajustes.

Alemania no quiere que el BCE ayude de forma directa a los países por varios motivos. El primero de todos es evidente. Ángela Merkel considera que si el organismo monetario actúa, los gobiernos más endeudados podrían relajar su política de ajustes. Y su país es el que más dinero pone, con lo que si la operación sale mal, también será el que más pierda.

El segundo es un temor puramente egoísta: el miedo a un aumento de la inflación ante la posibilidad de que la institución presidida por Draghi ponga en marcha la máquina de imprimir dinero para inundar de liquidez el mercado. Otra vez. Porque el BCE ya ha comprado cerca de 212.000 millones de euros en bonos soberanos, y ha otorgado a la banca dos barras libres de liquidez de más de un billón de euros.

Pese a su oposición, Alemania no debe olvidar que las exportaciones suponen un 50% de su Producto Interior Bruto (PIB). Y un 60% de sus ventas se dirigen a países de la Unión Europea que, sin ayudas, dejarán de comprar sus productos. Así que un consejo. Querida Merkel: si siguen así las cosas, tal vez lo mejor sea que cambies conceptos y empieces a pensar en una vuelta al marco.

Anuncios

Acerca de claraalba

Periodista especializada en información económica. Friki de la Bolsa, las redes sociales y el Atlético de Madrid...cosa incomprensible para muchos a la par que vital para mí. Recién aterrizada de La Gaceta de los Negocios espero encontrar pronto el futuro de una profesión a la que aún le queda un largo camino de adaptación en esta crisis de locos que vivimos.
Esta entrada fue publicada en Financiación, Mercados financieros y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s